Castril

Publicado por Marcos
Categorías: General, Personal

Castril

Este coqueto pueblecito de Granada está repleto de casitas blancas con tejados rojos. Muy bonito, pero de todo el viaje fue donde peor lo pasé… La foto parece que está hecha desde un helicóptero, pero es que no os podéis imaginar a donde tuvimos el valor de subir: «pa’ habernos matao» (Todavía no sé cómo bajé de allí, con mucha fe, imagino).

Embalse de la Bolera

Llegamos a Castril después de ver bien de cerca el Embalse de la Bolera, aunque no bajamos por él al estilo Van Damme en Soldado Universal. Pero ya acojonaba lo suyo…

Castril

Pues después de recorrer la larga Pasarela de la Cerrada sobre el Río Castril vimos que nos quedaba por ver algo más del pueblo, la iglesia y… el monumento al Sagrado Corazón, que como podéis ver en la imagen está bien alto y para subir allí… tela marinera.

Castril

Al principio el paseo se lleva bien, incluso fijaos en esta casa, el que hizo la puerta tiene un problema de riego, jajaja, pues vaya pedazo de salto tiene que pegar para subir. Increíble.

Castril

Pero pronto todo se vuelve cuesta arriba con una escalinata de piedra bien empinada, a la que para llegar tenemos que hacer «el indio». No encontrábamos el camino de subida, y al preguntarle a la gente del lugar, nos indican amablemente: «Seguid este camino y cuando veais un montón de arena ya veis el agujero» ¡Pero qué fuerte! ¡Un agujero para colarse por donde no se puede! Ya que era tremendamente peligroso lo que nos espera arriba -claro que todavía lo desconocíamos-.

Castril

Más adelante un estrecho camino continúa el ascenso, con unos «pedrolos» de infarto.

Castril

Y una vez arriba… vemos que el último tramo es «acongojante», vamos… que el que no se cae es porque no quiere. Una barandilla temblorosa con unos 10 escalones finales ¡empinadísimos! Resbalar y… ¡adios! No entiendo todavía como subimos ahí, y bajar costó lo suyo… En la imagen todavía se ve el santo pequeño, y es enorme. ¡Pero cómo tienen «abierto» ese agujero! La única foto que hay desde arriba es la que encabeza este post. Tendría que haber hecho una de los escalones, pero sólo con acercarme se me apretaba el culo cosa fina. Además había una barra transversal para darse con la cabeza en el último escalón… ¡Impresionante! No se aprecia en absoluto la verticalidad de la subida en la imagen, es mucho mayor que la del Santuario de Tíscar.

CastrilCastrilCastrilCastril

Cenamos unas pizzas enormes en el restaurante de Hinojares, ya que teníamos todavía fresas con nata para el postre, que nos habían sobrado de la Super Cena pasada de la Queimada donde casi reventamos.

Al final -como siempre- nos pasamos de rosca, entre las pizzas (que eran gigantes), una ración de calamares y una de espaguetis a la carbonara… casi salimos rodando de nuevo… Eso sí, todo está buenísimo.

Castril

2 comentarios

Suscríbete a comentarios RSS o deja un trackback
  1. ¿Pizzas en Castril?

    En fin, supongo que debió ser un hartazgo de la gastronomía regional o algún delirio después de tantos y tantos paseos por la naturaleza.

    De cualquier forma, si eran gigantes y jugosas ¿por que no?

  2. Todos los restaurantes eran Pizzerías!!! Increíble!! TODOS!! Y en los pueblos cercanos igual!! Pizzerías y más pizzerías… Incluso en Granada, que tengo el post pendiente, los Restaurantes en pleno centro eran: ASADOR – Pizzería

    Este por lo menos tenía su horno y las pizzas eran de un pizzero profesional que te las hacía a la vista, estaban para morirse de buenas.

    Muy fuerte.

Escribe un comentario

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image

  • Recibe los artículos por Email o por Feed
    Feed de MarcosGarcia.es