Artículos de Febrero, 2007.

Pink Sushiman

Publicado por Marcos
Categorías: General, Personal

Hemos ido a cenar a un restaurante japonés cuyo “plato fuerte” es su peculiar modus operandi, que no deja indiferente a ningún comensal que lo visite por primera vez. Así mismo, el estilo interior es jóven, fresco y moderno. Cultura y comida japonesa para quien le guste probar cosas nuevas. Ya sabéis, en Caballero de Gracia, 8 (Madrid)

Lo que más llama la atención, es la idea de autoservicio futurista que se plasma en las fotos, la verdad, parece que nos encontramos en el comedor de la nave Enterprise: Decorado completamente en blanco inmaculado, taburetes blancos y… ¡los platos simulan pequeños OVNI’s!

La comida se pasea en direcciones inversas (izquierda y derecha) por delante de las mesas en dos cintas transportadoras metálicas muy originales. El borde de cada plato tiene un color que lo caracteriza (amarillo, azul, rosa, violeta, gris…) y a cada color se le asocia un precio (1′50, 2, 2′50, 3, 3′50 y 4′50 euros).

De ese modo puedes comer lo que desees y gastar lo que estimes oportuno, tan sólo debes ir cogiendo los platos que te apetezcan. Si deseas alguno en caliente, se lo solicitas a los camareros y te lo traen a la mesa. Digamos que por unos 24 euros se considera cenada mucha gente (yo necesito bastante más).

De todas formas, he descubierto que la cocina japonesa no es lo mío. Había un “platito” que estaba exquisito: unos taquitos de arroz rellenos de variados productos y salteado con bolitas naranjas. El resto… ni fu ni fa… ¡Lo que no aguanto es el sabor del pescado crudo! ¡Como si fuese a la pescadería y le pegase un mordisco a una sardina allí mismo! Se quedó entero, y eso que era el OVNI más caro.

Los cocineros lo elaboran todo a la vista, y van rellenando la cinta transportadora de nuevos platos. Dispones de unos surtidores en la misma mesa, desde los cuales puedes servirte agua con y sin gas, muy práctico. Lo que sí me trajeron, es un vaso pegajoso lleno de grasa y trozos de pescado, que me lo cambiaron rápidamente nada más avisarles.

Considero que es un sitio al que debes ir si no has ido nunca, pues es muy atractivo. Pero reconozco que una vez visto no vuelves más, a no ser que quieras llevar a algún amigo que visite la ciudad y no haya estado nunca en un local similar. ¡Lo que si son curiosos son los lavabos! ¡Id a hacer pipí! 😉

Los postres no nos llamaron nada la atención, asi que nos fuimos al VIPs, que no nos falla nunca con sus tortitas con sirope de fresa y chocolate acompañadas de sus conocidos batidos.

Comenta este artículo: 7 comentarios


Buscando en Youtube videos radiocontrol (uno de los vicios que tengo) me encuentro este espectacular video de pilotaje de precisión de un avión teledirigido. Desconocía completamente la increíble destreza que se puede llegar a tener manejando uno de estos aparatos.

Lo que más me ha impresionado: que despegue boca abajo (00′:15″), que se sostenga en vertical (01:25″), que vuele de lado (01:32″), que realice vueltas en suspensión (02:22″)… ¡Impresionante la relación peso/potencia que tiene el avioncillo! ¡Y la indiscutible calidad del radio-piloto!

¿Cuándo podremos disfrutar de semejantes acrobacias con un avión de verdad? ¡Si no pierde la consciencia el piloto claro!

Comenta este artículo: 9 comentarios


A dos velas

Publicado por Marcos
Categorías: General, Personal

Ayer quedamos a cenar con Gonzalo y María en el restaurante “A dos velas” de la Calle San Vicente Ferrer, 16 (Madrid). Aunque en la mesa sólo había una vela, que casi estraga alguna camisa… ¡Gonzalo… si es que estiras mucho el brazo! A todo esto, llegamos media hora tarde… ¡menudo atasco en la capital! En breve, el coche no tendrá ninguna utilidad para desplazarse por el centro.

Compartimos unos llamativos y adornados primeros: un sabrosísimo Mousse de foie (de pato con gelatina de batata y caramelo de vinagre de módena), acompañado de Aro de brandada de bacalao (bacalao, ajo y piñones, con un toque de nuestro aceite de oliva), que a pesar de gozar de la misma y exquisita presentación que el anterior, no triunfó tanto en nuestro paladar.

Le sigueron unos magníficos segundos: Dos solomillos de novillo argentino (preparado con cebollitas francesas confitadas en vino tinto, tarta de El Casar, mezcla de frutas y espárrago verde en tempura) -obviamente para Gonzalo y para mí, ¡qué íbamos a pedir si no!-, un pollo indio (taquitos de pollo macerados en yogur y tandoori cocinados en mantequilla y nata, acompañado de arroz basmati con anacardos) para Nines y una carne argentina (ternera de importación al punto indicado, acompañada de chimichurri, salsa roquefort, fresas y guarnición de mil hojas de patata) para María.

Esta vez nos decidimos por un tinto Hoya de Cadenas Reserva para mojar el paladar. Muy curioso el “fino y estilizado” pie de las copas.

Llegados los postres, de la amplia carta nos quedamos con 2 tiramisús (el cual avisan que no es el clásico) y 2 espumas de chocolate (asegurando la carta que lleva un toque de “polvitos mágicos” que sólo ellos conocen). Ambos excesivamente dulces para mi gusto, pero no podíamos irnos de allí sin probar ese tiramisú que tanta fama tiene en ese local y que no resultó ser algo tan espectacular.

Un lugar muy acogedor, sin duda. Aunque, para la categoría que se supone que se le otorga, debería cuidar un poquito más detalles como el mantel, las mesas, la vajilla, el cambio de cubiertos…

Terminamos la noche en el piso de Las Tablas de Gonzalo y María, ¡menudo piso! Me encantó el salón y el baño (y la cocina, y la habitación, y la otra habitación, y el cuarto, y el otro baño, y la terraza, y…) ¡Gonzalo! Vas a tener más Sony Bravia que en el Corte Inglés, ¡sólo te falta una en el baño! 😉

Comenta este artículo: 5 comentarios


La Tagliatella

Publicado por Marcos
Categorías: General, Personal

La Tagliatella

¡Menuda cena acabamos de disfrutar 7 comensales en La Tagliatella de Felipe II, 17 (Madrid). Un vistoso restaurante que mi compañero Ricardo Sancho ha puesto en marcha con otros socios. Ahora que he ido, entiendo que esté orgulloso de su nuevo proyecto.

La Tagliatella

La fachada reclama tu atención, pero sin duda la jugosa sorpresa de la detallista decoración está en el interior: una asomborsa librería que ocupa todo el ancho del local con libros clasificados por temáticas (¡Rubén llegó a creer que eran auténticos!), en ella se puede observar a un ocupado bibliotecario subido a una escalera (se nota que los zapatos eran Lotusse, ¡porque ya se han llevado uno!), observamos una larga barra, donde se ve como se hace artesanalmente la pizza y las ensaladas. Curiosa la exposición de relojes antiguos y la tienda-escaparate de instrumentos de música. Genial la cartelera de cine con su letrero de neón. En la planta superior encontramos una exposición de quesos y embutidos italianos y, al otro lado, una filatélia… pero sin duda, lo más sorprendente, es la recreación de un antiguo salón italiano, con su chimenea, su sofá y sillón chester y ¡una pareja de abuelos! Magnífico el trabajo de Decoretro.

¿La comida? ¡Menudas raciones! Podríamos decir que con un plato comen bien dos personas… ¡nosotros no fuimos capaces de acabarlos! ¡Excepto Pedro! ¡Cómo come!

La Tagliatella

Compartimos como primeros platos: una impresionante insalata tagliatella -en la foto- (variado de lechuga, alcachofas, jamón, gambas, maiz, olivas, tomate, palitos de cangrejo y zanahoria) ¡triunfó el elegirla con salsa vinagreta membrillo! ¡sobre todo las chicas quedaron encantadas! Nada que desmerecer el carpaccio di vitello pepe nero (solomillo de ternera a la pimienta negra) aunque aseguraría, que es cortado con un laser azul BlueRay, por su espectacular transparencia. El que menos nos ha gustado es el carpaccio napoletano (tomate natural, búfala, anchoas y paté de olivas negras) imagino que será cuestión de gustos, porque la verdad tenía muy buena pinta, pero a mí la búfala… 🙂

Y llegamos a los esperados y contundentes segundos, regando toda la cena con unas botellas de Lambrusco rosato dell’ Emitia y unas cañas.

La Tagliatella

¡Fijaos en el tamaño de la pizza de Pedro! ¡Una tagliatella! (Pesto, cebolla, pimiento, champiñones, queso taleggio, bacon y espinacas) ¡Se la comió entera! ¡La madre que lo p…! Después se queja de los 84 kilos… 🙂

La Tagliatella

Nines y yo optamos por unos linguini con zingara (crema de leche, pimientos verdes, rojos y amarillos, olivas negras y salchicha) y una pizza rústica (tomate natural, mozarella, olivas negras, champiñones y atún)

La Tagliatella

Marta y Rubén no quedaron atrás en su elección, unos trofie con salsa toscana (crema, queso, radicchio y speck) y una pizza ombra della sera (tomate, mozzarella, espinacas, pimiento, champiñones, chorizo y speck).

Javi y Adriana se decantaron por unos tagliatelle con peperoncino e gamberi (ajo aceite, gambas y guindilla) y unos tortellini con salsa amatriciana (tomate, bacon y cebolla).

Adriana, a ver si algún día uno de nosotros puede abrirse una cuenta la sucursal del Campo de las Naciones en la que trabajas, cumpliendo ese requisito “mínimo” de 5 millones de euros de ingresos 😉

Lo mejor: Su céntrica e inmejorable situación, el correcto y amable trato de los camareros, la abundante decoración interior, la curiosa presentación de las pizzas, el enorme tamaño de las raciones, el precio ajustado…

Lo peor: La sensación de agobio que producen algunas de las mesas, hacen sentirse un poco “encajonados”.

¡No pudimos con el postre! Amablemente nos invitaron a unos chupitos, pero dado que teníamos que coger el coche… preferimos pedir un cafecillo con leche para relajar el estómago (también lo relajamos desabrochando un poco el cinturón, jajaja).

VIPS

Lo increíble, es que dando un paseo nocturno, al final recordamos los postres y… ¡acabamos en el VIPS! Y entre batidos, tartas de tiramisú y helados varios… ¡Pedro pudo con las tortitas con sirope! ¡Pero tío! ¡Que ya no vas a crecer más! 😉

La Tagliatella

Enhorabuena por el magnífico restaurante, Ricardo, te deseo mucho éxito con él. Desde aquí queda recomendado a todos los lectores, como uno de los mejores locales, decorado de una manera exquisitamente detallista, de Madrid. A todo esto… ¿reconoces al de la foto? 😉

Comenta este artículo: 11 comentarios


¡Jajaja! ¡Qué bien me lo he pasado con esto! Pero el programa debe tener algunas limitaciones de colores y complejidad, ya que, al ponerlo en “embed”, no sale el color del pico ni las pupilas de los ojos de mi mosquito Rayito. Se ve un poco mejor si se accede directamente a la URL, aunque tampoco se ven todos los detalles.

¡Venga! Dibujad vosotros un monigote y dejad aquí el enlace para que todos lo vean ¡bailar!

Comenta este artículo: 9 comentarios


Ay… esto de los “memes”… Para el que no haya oído hablar de ellos, viene a ser un “post en cadena” que has de responder y enviar a 4 o 5 amigos, familiares o incluso desconocidos, esperando respuestas sobre curiosidades que desconocías de ellos. Ya hace tiempo que se recibían vía email los famosos tests que literalmente te cosían a preguntas. Un meme, es la versión para blogs. Douglas Rishkoff provee una definición práctica e intuitiva de los memes: “Idea contagiosa que se replica como un virus, trasmitida de mente en mente. Los memes funcionan de la misma forma que los genes y los virus, propagandose a través de las redes de comunicación y el contacto personal entre la gente.”

Emilio Márquez (Marqueze) me envía este meme: “¿Qué usas para trabajar?”, que le había enviado Carlos Blanco, que le había enviado Fotozone, que le había enviado Ángel María, que le había enviado A.J., que le había enviado Pixel y Dixel

1.- El cerebro (acompañado de los ojos, las manos, el oído…)

2.- Toshiba Satellite M40-145 (Como segundo monitor un Sony Multiscan G420, como segunda regrabadora de DVD externa una Samsung TS-E552U, HD externo Iomega 320 GB, ratón Microsoft Notebook 3000, Impresora HP DeskJet 930C, Scanner HP ScanJet 3300C, antenas bluetooth (el anterior portatil que se quemó no tenía bluetooth, duró 3 años), HD externos de 2,5″, pendrives, lectores de tarjetas, concentradores de puertos, webcams… mil pijadas varias ¡todas con lucecitas azules! 🙂

3.- Cualquier trozo de papel que me encuentro por ahí. ¡Es donde nacen las mejores ideas!

4.- Bics ultramegahipermordidos ¡siempre! (da igual que tenga Montblanc, Cross o Faber-Castell)

Paso este meme a Ricardo Sancho, Amado Martín, Toni Barragán y Pere Tufet.

Comenta este artículo: 3 comentarios


  • Recibe los artículos por Email o por Feed
    Feed de MarcosGarcia.es