Jurelos al horno… ¡Mmmmmm!

Publicado por Marcos
Categorías: General, Personal

Qué mejor preparación que después de comprar en la plaza unos jurelos bien fresquitos los asemos lentamente al horno rellenos de panceta con unas patatitas y pimientitos ricos ricos. ¿Cuándo va a comer pescado si no es en Galicia un carnívoro como yo?

El único inconveniente, es que luego de ingerir estos «pescaditos» de 30 cm. -dos en mi caso- hay que bajar calorías como sea. ¿Cómo? ¡En la Pragueira! Con un paseito por una de las mejores arenas de playa del mundo, a la que llevo yendo tres días pero olvidándome la cámara en casa.

A ver si voy mañana tempranito y os enseño unas fotos con la marea baja -aprovechando que estamos con mareas vivas- ya que la playa es espectacular. [Actualización: Ya están las fotos]

Pero como todo lo que se baja hay que volver a recuperarlo, nos fuimos a cenar a La Alquería Mudéjar después de unas cañitas en el bar de las patatitas -que sé que a Susana le gusta que le llame así-, una tapería que pronto tendréis en Cucharete analizada minuciosamente. De momento, podeís echar un ojo al Mesón El Alcázar, en la sección de Restaurantes de Pontevedra.

Un comentario

Suscríbete a comentarios RSS o deja un trackback
  1. Hay que reconocer que los chicharros del mediterráneo al horno están exquisitos. Eso sí, a ver quien se resiste a un jurel o chicharro del atlántico relleno de panceta y acompañado de patata gallega. Además, ya sabemos todos la cantidad de vitaminas -A, B1, B2 y D3 aparte de ácido fólico, calcio, magnesio, hierro y yodo- que contiene este pescado azul.

Escribe un comentario

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image

  • Recibe los artículos por Email o por Feed
    Feed de MarcosGarcia.es